lunes, 9 de noviembre de 2009

Camera Obscura, Sala Heineken de Madrid 08.11.09

Descubriendo el norte musical británico


Vinieron para presentar su nuevo disco y con ello trajeron dos teloneros que amenizaron, y mucho, la noche. No consiguieron conectar del todo con el público, tuvieron algún que otro problema de sonido, pero consiguieron sacar un concierto entretenido en una noche en la que se pudo saborear la calidad musical que tienen los músicos del norte de Gran Bretaña.


Ha pasado mucho tiempo desde que estuvimos la última vez en Madrid”, dice Tracyanne Campbell, cantante de Camera Obscura, a lo que un chico del público añade, “¡sí!, ¡tres años!”, y ella recuerda, “sí, tres largos y depresivos años”.


Este es el retorno de los escoceses Camera Obscura a territorio felino (Madrid). Lo primero, presentar el nuevo álbum con el tema que le da título, My Maudlin Career, Swans y uno de los mejores de este último título y de las que mejor entonaron el concierto, Honey in the sun.


Vuelta a los clásicos para los nostálgicos de la banda. Porque Camera Obscura es un grupo que enamora por las memorias que sus fans enlazan con momentos del pasado, es esa clase de música que si la dejas entrar como banda sonora de alguna etapa de tu vida, se tatúa de manera eterna. Pues eso: Teenager, un recuerdo de el amor adolescente


Pero la portada del último disco como fondo de escenario lo dejaba claro, estaban aquí para promocionar el nuevo álbum, así que volvemos al mismo con The Sweetest Thing y otra de las más molonas de la noche, French Navy. Sin perder la dinámica, se dan un paseo por su anterior disco, Let’s Get Out of This Country, con Tears for Affairs.


En esta mitad del concierto, Camera Obscura hace una parada en una laguna de calma, guitarra acústica para la cantante, baquetas de escobilla para la batería y temas como el Pen & Notebook de su primer disco y James, del último, para terminar esta etapa de relajación con Come Back Margaret, de las que mejor sonaron una vez que por fin la cantante solucionó sus problemas de micrófono y pinganillo (estuvo quejándose al técnico de sonido hasta entonces).


Terminada la presentación formal del último álbum, los escoceses se acomodaron en su anterior disco con la homónima Let’s Get Out of This Country, la marchosa If Looks Could Kill, que supuso uno de los mayores clímax de la actuación y, como no, Lloyd I’m Ready to be Heartbroken, el himno que la mayoría esperaba con impaciencia.


Despedida artificial para volver con los bises 80’s Fan y la obligadísima Razzle Dazzle Rose, que es ya una tarjeta de presentación de la banda, su principio y su fin, con un final apoteósico donde Campbell se dejó el brazo con la tralla final, aguantó como una campeona.


“Volver a Madrid es como volver a casa pero como si alguien hubiera movido los muebles, no se”. Con estas palabras, y expresando su deseo de volver lo antes posible se despedía Tracyanne Campbell y su banda tras un concierto quizás más técnico y menos cálido de lo que me esperaba de este grupo de seis músicos cuya música esta llena de amor. Ella, Campbell, parecía una chica seria y competitiva, fue difícil sacarle alguna que otra sonrisa con las palmas del público de Madrid y algún que otro animado comentario.


Hubo teloneros, sí, y por partida doble. Primero The Starlets, un grupo muy majo de Glasgow, que aparecieron con una distribución de seis músicos como la de Camera Obscura pero con una paleta de colores más variada que el grupo al que ibamos a ver esa noche. Después de su actuación ya pude decir que había estado en un buen concierto. Hasta tocaron una polca. El cantante no tenía desperdicio, hablando siempre en español y bromeando con el público, un tío grande con zancos en los pies. “Esta es la canción favorita de mi madre, así que se la dedico a ella aunque no está aquí, esta en Glasgow”, dijo lanzando un beso al aire en una de las declaraciones más humanas y adorables que he visto hasta ahora por parte de un músico.


Camera Obscura vinieron también acompañados de Magic Arm, un hombre misterioso con una gorra que ponía ‘Nixon’. Cantante de electro-funk que acaba de lanzar su primer álbum, se lió un poco a la hora de tocar tanto instrumento (guitarra acústica, teclado, armónica…) para pregrabarlo y seguir tocando, a lo KT Tunstall u otros artistas que deciden este ‘yo me lo guiso, yo me lo como’. Tocó algunos de sus temas encantados como Six Feet of Ground o Daft Punk is Playing at my House, pero le costaba terminarlos, debido quizás a un escaso rodaje en directo. Igualmente estuvo decente y bromeó acerca de su dificultad a la hora de terminar las canciones en directo con, “estoy leyéndome un libro sobre como escribir canciones pero me falta leer la parte final”.


Sala 3.5 Quizás el escenario se quedase algo pequeño para grupos con 6 miembros. Hubo problemas de sonido con Magic Arms y Camera Obscura, aunque eso no corra cuenta de la sala en sí sino de los técnicos de sonido que traen ‘de por ahí’.

Público 3.5 “Demasiado tranquilo para ser un público de Madrid”, decía la cantante de Camera Obscura. A mi me parecieron respetuosos y con ganas de disfrutar del concierto, aunque no pareciese que fuera el que más esperaban todo el año.

Teloneros 3.5 Estupendos en directo, sobre todo The Starlets, da gusto tener este tipo de aperitivos cuando toca esperar dos horas antes de que entren los artistas a los que has venido a ver.


Setlist


1. My Maudlin Career

2. Swans

3. Honey in the sun

4. Teenager

5. The sweetest thing

6. French navy

7. Tears for affairs

8. Pen & Notebook

9. James

10. Come Back Margaret

11. Let’s get out of this country

12. If Looks could kill

13. Lloyd I’m ready to be heartbroken

------

14. 80’s Fan

15. Razzle Dazzle Rose


Foto&Vídeo: Mezken


Razzle Dazzle Rose:

6 comentarios:

Mezken dijo...

El trabajar un Domingo, el arreciar del viento frío que hace que te rebujes en tu propio abrigo, el calor de un chocolate caliente traído por un par de sonrisas con las que compartir el momento.

Aquella fue la espera de lo que daría una noche inusual como ya lo había sido el día.
Gente respetuosa, buenas vistas y lo cierto es qué más no se le podía pedir a una primera fila.

Musicalidad inmersita que te lleva con ella, a momentos cincelados en fotogramas de película.
Tan solo podría ponerle una pega y no es por el grupo sino por el oyente que soy y seria tal vez eso lo que no hizo de la noche un domingo perfecto.

Y es que me resultó difícil el encontrar un pedazo de canción que encajara con ese órgano cabezón y testarudo por el que siempre ha de pasar la música, y no, no es el oído. Tal vez la falta de escuchas previas a sus canciones o lo que me temía a muy avanzado el concierto aquellas notas muy bien tocadas, de entonación deliciosa que confluyen en esas canciones que citas, pero que no podía ubicarlas a ningún recuerdo.

Música que resonó en mi interior pero no levantó con ello la voluntad para alzar la mano y guardad esas notas necesarias en esa caja donde tantas canciones resuenan junto con algún momento arrebatado de las manos del tiempo.

Es posible que este sea el precio a pagar por mirar directamente a los ojos del Basilisco y así es como poco a poco me convierto en piedra.

Aun así, reitero que esta no es más que la absurda impresión de alguien que apenas conoce el grupo y mucho menos su música.

De todas formas, gracias; gracias a aquellas sonrisas que acompañaron a esta estatua aquella noche.

MeZKeN 2009

Anónimo dijo...

A mí me ha parecido un concierto correcto, símplemente, ni de lejos se puede acercar a los dos que viví en El Sol ni el de Clamores

MRM dijo...

Mezken,
No pienses que eres de piedra porque no ha conectado el grupo con esa parcela central de sonidos que guardas con tanto cariño.
No es por conocer la banda, ya que si un concierto es excelente te gustará aunque no lo hayas oído en tu vida, es porque a la actuación le faltó corazón, fue una fecha más en su gira, un concierto de olvido fácil.

Tu análisis es de hecho el más puro, porque no está condicionado por prejuicios, recuerdos, o falsas esperanzas.

Muchas gracias :)

MRM dijo...

Señor Anónimo!

Me dejas más tranquilo con tu comentario, y es que no me pareció de lejos un concierto mítico, ni siquiera para los fans. Yo creo que pueden dar mucho más de sí y llegar a firmar una noche mítica.

Ójala vuelvan algún día con todo el poderío que una vez sacaron para los conciertos que comentas.

Un saludo! :)

LU dijo...

No les he visto nunca en directo, pero sus discos suenan constantemente en mi casa y en mi mp3. Me relajan, me animan, me transmiten muchas cosas. Me gusta esa voz, esa delicadeza, esos toques un tanto retro.

Me ha encantado lo de la sugerencia del blog sin mi. Voy a pensar un poco y le voy a poner un poco de imaginación.

Biquiños

MRM dijo...

Dama, yo creo que Isabel Coixet nos va a robar la idea de 'El blog sin mi' para una peli, tenemos que tener cuidado :P.

La voz es de lo mejorcito que tiene la banda escocesa, que hace más único ese toque retro que tantas bandas han intentado pegar en su estilo pero finalmente se ha despegado al poco tiempo.

Gracias!

Muakk!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...