miércoles, 30 de septiembre de 2009

The Resistance [Muse]

¿Se puede llegar más lejos?


La grandeza y ostentosa belleza de Absolution, la fuerza rocambolesca de Origin of Simmetry, el minimalismo bailable de Black Holes and Revelations y toda la pasión del álbum debut Showbiz. Este álbum tiene todo con lo que Muse ha crecido hasta alcanzar el universo y contárnoslo con su música.


The Resistance empieza pegadiza con Uprising, un tema que en principio suena como un single de Marilyn Manson pero su lazo te va atando más y más cada vez que la escuchas mientras tu te mueves más aún. Resistance empieza con un sonido muy familiar en Radiohead pero termina convirtiéndose en un tema muy Muse, que estalla en un pasional estribillo de guitarras latentes y batería descargada.

Comentan por ahí que este nuevo disco es muy diferente a lo que Muse esta acostumbrado a plasmar en un álbum. Seguramente se refieran a temas como Undisclosed Desires, que suena como mezclar al Depeche Mode de los ochenta con un poco de love metal a lo Him pero que suena como el demonio y te hace moverte como el diablo.


United States of Eurasia, por seguir con los símiles, es un tema muy Queen, que comienza con acordes de piano y con Mathieu Bellamy contando una historia de derrota hasta que en el estribillo todo sube para arriba y la canción se convierte en un ‘nada-podrá-con-nosotros-si-seguimos-luchando-juntos’. Sin duda uno de los temas clave de esta solida ‘resistencia’ de los británicos Muse.


Y ¡sorpresa! Guiding Light comienza también como un tema de lo más Queen, ¿querrá Muse coger el testigo que una vez dejaron Freddy Mercury y los suyos? Un buen tema pero se queda un poco descolgado de los demás, que le superan en grandiosidad y espectacularidad.

Uno de estos grandes temas es Unnatural Selection. Es esa locura rocanbolesca en la que Muse se mete, se lo pasa pipa, y crea unas olas humanas y saltarinas en sus conciertos que hace que pienses: "Joder, ¡estos tíos son muy buenos y encima sólo son tres!".


MK Ultra es también carne de concierto, que comienza con un sabroso riff inicial que vuelve antes de cada estribillo con su eco y la insuperable voz de Bellamy. Todo esto esta muy bien, pero para cuando alcanza ese punto de desfase que pocos grupos de rock pueden seguir alcanzando, ya estas tirado por los suelos o con la cabeza clavada en el puto techo.


I Belong to You es la cosa más simpática, divertida y romántica que Muse ha hecho desde quizás Feeling Good. Dividido en dos canciones totalmente diferentes, el tema descansa en Mon Coeur S’ouvre a ta Voix, otra sorpresa del disco donde Matt se anima con su francés y se disfraza de Édith Piaf para terminar evolucionando en una de sus mayores influencias: Jeff Buckley. Una auténtica maravilla enamoradiza que rápidamente vuelve al animado ritmo de I Belong to You. Bravo, bravo, bravo. De película.


Pero para película lo que viene a continuación. Una sinfonía dividida en tres canciones: Overture, Cross-Pollination y Redemption. Aquí te puedes quedar tieso con la orquesta, esa combinación clásica-rock que ha caracterizado tanto a Muse y unas melodías que más quisieran llegar a oír aquellos que solo aceptan a lo barroco como música pura, inmaculada e insuperable. Son el drama, la sangre derramada, el réquiem de un final inevitable, el último atisbo de luz cuando todo esta perdido. Hay tanto en estas tres sinfonías que lo único que puedes hacer es ponerte de rodillas y dar gracias por un disco así, porque Muse se anime a cerrar un disco de la manera más sublime que pueden alcanzar y no con más singles que puedan colgar en la radio e Internet.


A quien le toca la responsabilidad de cerrar el disco es a Redemption, y ¡cómo lo hace! Los álbum muchas veces son como las películas, en el final puedes ver la moraleja, o qué pasará en la siguiente entrega, o la verdadera filosofía que encierra el mensaje de todo lo acontecido hasta la traca final. Es triste, melancólico, pero con ganas de levantar las piernas ensangrentadas y seguir caminando. La última oportunidad de perdonarnos a nosotros mismos y empezar desde cero, como dice su letra.


Muse descubrió la música, luego entendió el origen de la simetría, para finalmente alcanzar la absolución y superar todos los agujeros negros de un universo y un mundo al que temen. Todo para, en definitiva, resistir a base de buena, muy buena, música.



4 comentarios:

FaLLeN dijo...

Dios! Menudas reseñas buenas que haces jodio!!!
¿te sirvió el listado que te pase? ¿lo has mirado?
Un abrazo y espero verte pronto!

Ahora mismo estoy escuchando este peazo disco desde Spotify!!

MRM dijo...

Señor! :)
Jajaja, muchas gracias hombre, pero me tienes que decir que te parece el disco! :D

No me llegó la lista :(, la mandaste a mi Gmail?

Thank you!

Sonia dijo...

Me ha encantado la reseña, es muy muy buena y en su mayor parte expresa lo que yo no sé expresar cuando escucho el disco una y otra vez y sólo se me ocurre decir que es "la hostia". Me gusta tu blog, lo seguiré a partir de ahora. Y gracias por el comentario en el mío. :D

MRM dijo...

Hola Sonia!
Es que yendo al grano, con decir ' es la hostia' basta! :D

Eres más que bienvenida a este espacio de Museros entre otros grupos :).

Muakk!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...